Camino Corto a...

Suscribirse ahora Feed Icon

lunes, 6 de febrero de 2012

No me gustan los puentes...

Las vacaciones que a veces son esperados por muchos, y odiados por otros, aprovechados por algunos, y mal gastados por otros más, pues en mi experiencia sólo me permite pensar y pensar, y me introduzco a un sitio donde el tiempo parece no exisitir, aunque se me haga tarde para la escuela, donde parece que no tengo hambre, auqnue tenga que cocinar más tarde, donde parece no me cuesta nada por estar allí, aunque cuando regreso tengo que ir a trabajar, si es que no me despidieron antes por no llegar.

Pero ¿por qué hablar de trabajo, cuando se supone hay vacaciones? porque las vacaciones no existen, sólo es un día más que te da el sistema para regresar más presionado, y darte cuenta que pensar dentro de un mundo utópico, es la única forma de provocar un cambio favorable en tí, y si lo compartes, a los demás, claro, siempre y cuando estén en el mismo canal. ¿Ahora entienden por qué existe la tele? pa ver lo que otros piensan y pensar absurdamente que comparto el mismo sueño. ¿Y con ello, qué tiene que ver el tema vacaciones? ¿Por qué le llamamos puente? ¿Realmente nos saltamos obstáculos en estas fechas o sólo llegamos a la mitad para dejarnos caer al vacío de nuestros problemas? ¿Cómo es posible que haya días de descanzo, cuando trabajamos más durante eso días en las labores de la casa? ¿Por qué pregunto tanto? ¿Será porque no encuentro nada mejor qué hacer en este puente de febrero?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada